PEDRO BURRUEZO    |   DISCOGRAFÍA    |   BURRUEZO & BC EN DIRECTO    |   PRÓXIMAS ACTUACIONES    |   CONTENIDO DEL DISCO    |   ADQUIERE EL DISCO      ||    INICIO       
|  VIDEO  |
 

"Barcelona Intimíssimo Café"

imagen disco Barcelona

 

 

Burruezo & Bohemia Camerata

“Barcelona Intimíssimo Café”

11 euros, gastos de envío incluidos

Sólo tienes que enviar un e-mail a: publicidad@theecologist.net



Indica:

-Nombre completo y dirección
-DNI/CIF
-Los 20 dígitos de tu cuenta bancaria

También puedes realizar el pago mediante transferencia bancaria:
Banco Sabadell
As. Vida Sana
Tienes que ingresar 11 euros en la cuenta: 
0081 0432 06 0001036509

Cuando hayas hecho el ingreso, nos envías un e-mail a publicidad@theecologist.net diciéndonoslo y dándonos tus datos postales para que te enviemos el CD.

Para cualquier duda, puedes llamar a los teléfonos:
972 32 82 93 / 93 580 08 18 

 

 

 

BARCELONA INTIMISSIMO CAFE

1. El vendaval
2. A Lacandona
3. Belamarh (con Juan Díaz «El Indio»)
4. A fuego lento la vida (con Cathy Claret, por cortesía de Subterfuge Records)
5. Mil lágrimas (con Gani Mirzo y Ramonet)
6. Sólo por miedo (con Juan Pablo Silvestre)
7. Sin aliento (con Silvia Pérez, Las Migas)
8. Llorona Blues (con Silvia Pérez, Las Migas)
9. Café Sulayma
10. Mi fuente es clara
11. Les meves gitanetes
12. La princesita de la caja de música quiere volar (con Mª José Peña)
13. ¿Por qué me siento triste?
14. Amigo mío  

De regalo y en directo
15. Rito gitano (Claustrofobia, in memoriam)

 

Sólo quien ama vuela. Pero, ¿quién ama tanto

que sea como el pájaro más leve y fugitivo?

Miguel Hernández

 

Derviche: ¡Quítate esa ropa chillona de que tanto te ufanas y que al nacer no trajiste! ¡Cúbrete con el manto de la pobreza! Te negarán el saludo los peregrinos, pero un coro de serafines cantará en tu pecho

Omar Khayyam

 

Del alba al anochecer, estoy sentado en mi puerta. Sé que, cuando menos lo piense, vendrá el feliz instante en que veré. Mientras, sonrío y canto solo. Mientras, el aire se está llenando del aroma de la promesa

Rabindranath Tagore

 

Los ritos de preparación de la muchacha –ishna ta awi cha lowan, «han cantado sobre ella»– se realizan después del primer periodo menstrual

Alce Negro, sioux oglala

 

Cualquier musiquilla puede ser bonita, siempre que sea interpretada con un poco de sentimiento. Entonces, ya no es una musiquilla. Es otra cosa. Es algo que no sé explicar…Lo más ínfimo puede ser muy hondo. Pero hace falta estar en contacto con el cosmos.

Un viejo en un bar

 

 

El café cantante barcelonés, algo «molt nostre»

Desde que empecé a salir por la noche, me gustaba, sobre todo, asistir a las veladas del Villa Rosa, la Bodega Bohemia… y algunos otros lugares afines de la Barcelona preolímpica. A medida que la urbe se iba quedando sin esas salas, como otras que habían desaparecido ya (Apolo y otras), la Ciudad Condal perdía una enorme parte de sus raíces culturales. Coincido completamente con mi querido Pascal Comelade, cuando dice: «Fui miles de veces a la Bodega Bohemia y al pianista (al que le dedicó, en su día, una canción) siempre le vi de espaldas. Es uno de los recuerdos más importantes de mi vida. Yo le tengo mucho respeto a ese mundo del cabaret, el music-hall, El Molino, el Paral.lel… Son mi cultura de verdad, la cultura de la calle. La cultura oficial de la música occidental, moderna y vanguardista, no es la verdadera cultura. Mi vida se parece más a un plato combinado que a la comida de El Bulli, ésa que quieren convertir en ‘la oficial’ cuando la gente de aquí siempre ha sido de menú y de bocadillo. Realmente es terrible el menosprecio que la cultura oficial tiene por este mundo» (Batonga! Nº 53. Julio 2004). Al citado pianista le escuché un día anunciar un número, que cantó Juanito, de su autoría: era ¡¡¡una copla en compás de sardana! ! ! Eso sí que es mestizaje… Por otro lado, decir que, por más que no quieran, los presuntos vanguardistas se han convertido no en la oposición al Sistema, sino en su primera línea de fuego. Los vanguardistas representan hoy y desde hace décadas, ja ja, la cultura oficial. Son institucionales… Qué fiasco.

El café-cantante tenía en Barcelona un aire propio, un calado singular y una credibilidad sincera y, por ello, internacional. La música del café-cantante barcelonés, dejando aparte los chistes y las cupletistas más pícaras, era una rara mezcla de «havanera» canalla, vals criollo, bolero pringoso, tango mediterráneo, flamenco acoplillado, coplas arranciadas, fado, aromas «fellini- napolitanos»… En ese tipo de tugurios, siempre había alguien que, al margen de los desnudos y las sesiones de travestismo, se ocupaba de cantar «serio», sin aditivos «kitsch». Sumándole sones zíngaros y perfumes morunos, y algo de misterio (porque «no es el conocimiento lo que ilumina el Misterio, sino el Misterio lo que ilumina el conocimiento. Conocemos gracias a lo que nunca conoceremos…», en palabras de P. Evdokimov, citado por Agustín lópez Tobajas en su magistral Manifiesto contra el progreso) nuestra intención ha sido, con este disco, no evocar la música de aquellos «nidos de artistas» (como se les llamaba), sino, como si de un ejercicio de ordenador se tratara, realizar un intento de actualización de la música y las canciones que hacían los que cantaban «serio» en aquella época llevándolas a la realidad actual de principios del siglo XXI, siempre bajo el prisma de Burruezo & Bohemia Camerata y el de nuestros colaboradores, tan necesarios en esta labor. Y, claro, hablando de las cosas que nos afectan, de un mundo al filo del abismo… Es decir, crear un sello a partir de una tradición lejana, pero bella. Hemos querido, pues, actualizar con nuevas canciones, nuevos arreglos y textos contemporáneos un género que, ojalá, no se pierda nunca, pues, en los tiempos de este cosmopolistismo fatuo, quien no tiene pasado… no tiene futuro. Música popular, mediterránea, de cámara… para un café-cantante que existe, sí, en los corazones de las personas que escuchen este disco y evoquen en sus mentes el tabaco, las copas, las risas, las picardías y las calaveradas de un espacio cultural nuestro, «molt nostre».

 

Pedro Burruezo

 

1. El vendaval

(Balada ibérica)

 

Pena, nostalgia y silencio…

que me hundes en ausencias,

que detienes el tiempo…

Vete de mí…

Que se te lleve el sueño.

Que se te lleve el viento.

Como un dulce lamento.

Que ella no vuelva nunca.

Que se hunda en lejanías.

Que sople un vendaval…

de melancolía.

 

Sueños, magos y canciones.

Ingenuas ilusiones.

Amantes y pasiones.

Colmadme de amor.

Que pueda levantar la caída.

Que no me hago más daño la huida.

Que salga el loto de mi alegría.

Que ella no vuelva nunca.

Que se hunda en lejanías.

Que sople un vendaval…

de melancolía.

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

 

Pedro Burruezo: voz, laúd y guitarra

Josep Ramon Roy: piano

David Burruezo: bajo

Lea Shalom: violín

Luis Rocha: clarinete

Coros: Burruezo / Sagristà

 

 

2. A Lacandona

(Ranchera camerata)

Él no sabía bien dónde iba. Tampoco sabía lo que quería. Sólo buscaba un regreso, un retorno, a lo insondable. Había leído a un sabio maya. Quería volver a la religión cósmica, pero no sabía por dónde empezar.

 

Se fue a Lacandona.

Con el Subcomandante.

Por la causa del indio.

Por la causa del hambre.

 

Se fue a Lacandona.

Como un fantasma que huía.

Se fue al alba, temprano.

Con la maleta vacía.

 

Buscaba un poquito de paz.

De manantial. De manantial.

Buscaba un poquito de luz.

Tradicional. Tradicional.

 

Se fue a Lacandona.

A vivir como Dios manda.

Con lo puesto y con lo bello.

Con una dulce esperanza.

 

Se fue a Lacandona.

Desafiando al destino.

Humildemente aprendiendo

de los pueblos campesinos.

 

Buscaba un poquito de paz.

De manantial. De manantial.

Buscaba un poquito de luz.

Tradicional. Tradicional.

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz y guitarra

Josep Ramon Roy: piano

Jovic Sagristà: bajo

Lea Shalom: violín

Clarinete: Luiz Rocha

Coros: Burruezo / Sagristà

 

3. Belamarh

(Fado-havanera)

Para mí, “Tatuaje” siempre  fue una búsqueda que es un fin en sí mismo, lo mismo que la caza para Alce Negro: “Cazar es una búsqueda, una búsqueda que requiere oraciones preparatorias y purificaciones sacrificiales: las huellas diligentemente seguidas son signos o indicios de la meta; y el contacto final o identidad con la presa es la realización de la Verdad, la meta última de la vida”. Cantar la búsqueda es estar en la búsqueda, iniciar el camino hacia la meta.

 

Sus sueños, al claro de luna,

evocan poemas ardientes…

Sus ojos, dos yeguas montunas,

hechizos de amantes bellos y dolientes…

 

Te busco en cada esquina,

en fiestas, en templos, en callejones…

La noche guarda el enigma

de besos de mil ensueños en los salones…

 

Se fue y no volvió

y en los labios me dejó

un aroma de ultramar

de habanera y de azahar…

Se’ n va anar i no va tornar

i als meus somnis va deixar

un parfum embriagador

de tristesa i de dolor…

Belamarh…

Belamarh…

 

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Ha sido para nosotros un honor y un lujo contar con la voz, en la parte de «havanera» de esta canción, de mi compadre Juan Díaz «El Indio», un gran artista.

 

Juan Díaz «El Indio»: voz

Pedro Burruezo: voz, laúd y guitarra

Josep Ramon Roy: piano

Zsolt László: contrabajo virtual

Angel Farrés: tres cubano y güiro

Coros: Burruezo / Sagristà

Lea Shalom: violín

 

 

4. A fuego lento la vida

(Canción a ritmo de vals)

Nadie es por completo dueño de su vida. Sin embargo, la principal diferencia entre el hombre moderno, que nunca escarmienta, y el hombre antiguo… es que el segundo es el protagonista de su existencia, mientras que el «homo tec-no-logicus» (que no es lógico) ve su propia vida siempre desde la barrera. Le han convertido en un mero espectador…

 

A fuego lento el paso.

A fuego lento el camino.

A fuego lento la leña

con la que cocino.

 

A fuego lento el día.

A fuego lento el sueño.

A fuego lento la vida…

Porque de ella soy el dueño.

 

Que yo no tengo prisas.

Que no tengo ambiciones.

Que yo vivo mi vida

sin condiciones.

Que yo vivo tranquilo

cada momento.

Que yo vivo mi vida

sin contratiempos.

 

A fuego lento el cariño.

A fuego lento el beso.

A fuego lento tus ojos

con los que me embeleso.

 

A fuego lento el poema.

A fuego lento el silencio.

A fuego lento tu ausencia

cuando te siento lejos.

 

Que yo no tengo prisas.

Que no tengo ambiciones.

Que yo vivo mi vida

sin condiciones.

Que yo vivo tranquilo

cada momento.

Que yo vivo mi vida

sin contratiempos.

 

A fuego lento…

A fuego lento…

 

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz, laúd, guitarras, programación y arreglos de piano

Cathy Claret: voz y flauta travesera

Jovic Sagristà: contrabajo virtual

 

Cathy Claret aparece por cortesía de Subterfuge Records.

Ha sido un inmenso placer plara nosotros poder contar con Cathy Claret en los coros y en la flauta travesera de esta canción, pieza que, con su aportación, queda realzada y redondeada de forma decorosa.

 

5. Mil lágrimas

(Coplilla orientalizada)

 

A los amigos Mohammed Ventura y Abdullah Moral al-Andalusí, ambos de la tariqa sufí Shadhilía-Siddiqia de Valencia

 

Ignoran mis ojos tu presencia

mas… vives en mí.

Te saludo con mil lágrimas de pena

y una vida sin vivir.

 

Pensando en ti, amor mío

Pensando en ti, amor mío (en árabe)

 

Tu pelo, jazmín de ensueño…

Mi soledad.

Tu boca, laúd de fuego…

Mi cautividad.

 

Pensando en ti, amor mío

Pensando en ti, amor mío (en árabe)

 

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Esta canción está inspirada en los poemas que escribiera el rey poeta andalusí, Al-Mutammid, en honor de una de sus esposas, Rubaykiyya. Sus versos expresaban el profundo dolor por la ausencia de la persona amada. Esta versión, al menos en su primera parte, podría tener otros significados. Mil gracias a Gani Mirzo, por su exquisito laúd, y a Ramonet, por su tan profundo «quejío» gitano.

 

Pedro Burruezo: voz, laúd y contrabajo con arco virtual

Gani Mirzo: laúd oriental

Ramonet: quejíos

Jovic Sagristà: guitarra

Lea Shalom: violín

Josep Ramon Roy: piano

Coros: Burruezo / Sagristà

 

6. Sólo por miedo

(Vals zíngaro)

 

Qué bonito es el miedo cuando es sincero.

Qué brillante el futuro cuando es oscuro.

Qué exquisito el delito cuando lo grito.

Cuando lo grito.

 

Una vida más tarde comprenderemos

Que la vida perdimos…

sólo por miedo.

 

Qué belleza la vida cuando se olvida.

Que profunda la herida si está dormida.

Qué segura una barca a la deriva.

A la deriva.

 

Una vida más tarde comprenderemos

Que la vida perdimos…

sólo por miedo.

 

¿De qué sirve la calma si no me salva ?

¿Cuánto vale mi alma si no cabalga ?

¿Dónde va la esperanza si no me alcanza ?

Si no me alcanza.

 

Una vida más tarde comprenderemos

Que la vida perdimos…

sólo por miedo.

 

Qué bonito es el miedo cuando es sincero.

Qué salvaje el deseo cuando te veo.

Quién pudiera decirte lo que te quiero.

Cuánto te quiero.

 

Una vida más tarde comprenderemos

Que la vida perdimos…

sólo por miedo.

 

Letra: Juan Pablo Silvestre. Música: Pedro A. Burruezo y J. P. Silvestre

 

Esta canción la compusimos Juan Pablo Silvestre y yo (Pedro A. Burruezo) durante una de mis estancias en Madrid en casa de Juan Pablo, hace unos años, a mediados de los noventa. La cantó magistralmente, en su día, María Salgado, y quedó incluida en su álbum Siete modos de guisar la berenjena (Nubenegra). Posteriormente, esta misma versión también formó parte del álbum A mediterranean odyseey / Athens to Andalucia (Putumayo). En cualquier caso, tenía ganas de volver a grabar esta pieza con los arreglos originales que para ella escribí. Juan Pablo se brindó para interpretarla y a todos nos pareció una idea estupenda, ya que él era el más adecuado para hacer creíble un texto ideado por él mismo.

 

 

Juan Pablo Silvestre: voz

Pedro Burruezo: guitarra y piano

Jovic Sagristà: contrabajo virtual

Lea Shalom: violín

Zsolt László: charango

Coros: Mayida Nilhaui / Burruezo / Sagristà

 

 

7. Sin aliento

(Coplilla crepuscular «por» adagio)

El mundo moderno ha perdido el rumbo. Se impone escapar. Es tortuoso el camino y hace mucho frío. Pero no queda otra alternativa…

 

Camino hacia la nada

con el tiento desbocao.

El viento me da en la cara.

La gente me da de lao.

La gente me da de lao.

 

Échame una mano, primo,

que estoy muy asustao.

Ven, dame tu calorcico,

que estoy destemplao,

que estoy destemplao.

 

Busco un mañana

lejos del caos.

El mundo desoye el canto,

que canto apasionao,

que canto apasionao.

 

Échame una mano, primo,

que estoy muy asustao.

Ven, dame tu calorcico,

que estoy destemplao,

que estoy destemplao.

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

 

Pedro Burruezo: voz, laúd y guitarra

Silvia Pérez (Las Migas): voz

Josep Ramon Roy: piano

David Burruezo: bajo

Lae Shalom: violín

Coros: Burruezo / Sagristà

 

8. Llorona blues

(Vals criollo)

«Salías del templo...». Un día, después de muchos años, apareció de nuevo esta canción. La frase es cautivadora. El templo, el silencio… Una mujer, preñada de silencio, el silencio de una fe remota…

 

Salías del templo un día, llorona,

cuando al pasar yo te vi…

Salías del templo un día, llorona,

cuando al pasar yo te vi…

Hermoso huipil llevabas, llorona,

que la Virgen te creí…

Hermoso huipil llevabas, llorona,

que la Virgen te creí…

 

No sé lo que tienen las flores, llorona,

las flores de un campo santo.

No sé lo que tienen las flores, llorona,

las flores de un campo santo.

Que cuando las mece el viento, llorona,

parece que están llorando.

Que cuando las mece el viento, llorona,

parece que están llorando.

 

Dos besos llevo en el alma, llorona,

que no se apartan de mí.

Dos besos llevo en el alma, llorona,

que no se apartan de mí.

El último de mi madre, llorona,

y el primero que te di.

El último de mi madre, llorona,

y el primero que te di.

 

Autor: anónimo.  Adaptación y arreglos: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz y guitarras

Silvia Pérez (Las Migas): voz

Jovic Sagristà: guitarra, contrabajo virtual

Lea Shalom: violín

Coros: Burruezo / Sagristà

 

9. Café Sulayma

(Vals azambrao)

 

 

La rueda de la vida gira y gira sin cesar; no se detiene nunca… (en árabe clásico)

 

Las muchachas de Essaouira

tienen la tez moruna

y en los cafés de la plaza

soñaba yo aventuras…

 

Yo me buscaba a mí mismo

y vaya que no me encontraba.

Y así pasaban las noches

y así también las mañanas.

 

Y aparecieron tus ojos

bañados en luz de luna.

Y apareciste en mi vida:

un sueño de extraña hermosura…

 

Cinco segundos de magia,

cinco segundos divinos…

Mi corazón por siempre,

de tus encantos cautivo.

 

Y nunca volvimos a vernos.

Y entramos en decadencia.

Pero el misterio pervive

bañado en sueños de ausencia…

 

Y aparecieron tus ojos

bañados en luz de luna.

Y apareciste en mi vida:

un sueño de extraña hermosura…

 

Sulayma, Sulayma…

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz, guitarras españolas, laúdes y programación

Zsolt László: guitarra de trémolo, charangos, contrabajo virtual y programación

Lea Shalom: violín

Coros: Burruezo / Sagristà

Voz: Fátima

 

10. Mi fuente es clara

Homenaje a San Juan de la Cruz

 

Viene un murmullo de agua

y me dice al oído

que sin ella soy nada,

que sin ella soy nada.

 

Viene un ensueño de luna

y me dice bajito:

“No hay como yo ninguna.

No hay como yo ninguna”.

 

Viene, viene un golpe de viento

y me dice muy quedo:

“Yo soy grande y soy bello.

Yo soy grande y soy bello”.

 

Viene una mata del campo

muy bonita y hermosa…

Y es que no tiene amo,

Y es que no tiene amo.

 

Ay, qué será de aquel

que no baile al vaivén

de los vientos, del mar.

Ay, qué será de mí

si no sé distinguir

entre el bien y el mal.

 

Mi fuente es clara.

Mi fuente es pura.

Aunque es de noche.

Aunque está a oscuras.

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz, guitarra y laúd

Josep Ramon Roy: piano

Jovic Sagristà: bajo virtual

Luiz Rocha: clarinete

Coros: Imma Soler / Núria Olivella

 

11. Les meves gitanetes

(«Havanera» cruzá)

 

Los hombres son de dos formas

para quien lo quiera ver.

Los hombres son de dos formas

para quien lo quiera ver.

Unos sueñan con la belleza.

Los otros, con el poder.

Unos sueñan con la belleza.

Los otros, con el poder.

 

De l'Escala a Barcelona, de Barcelona a La Habana,

amb les meves gitanetes, la camisa ben planxada.

De l' Escala a Barcelona, de Barcelona a La Habana,

amb la Sara i amb l’ Estrella, i amb l’ànima cansada.

 

Los versos que tú has soñado

son los versos más puros.

Los versos que tú has soñado

son los versos más puros.

Porque cuando soñamos vivimos

lo más alegre y lo más oscuro.

Porque cuando soñamos vivimos

lo más alegre y lo más oscuro.

 

De l'Escala a Barcelona, de Barcelona a La Habana,

amb les meves gitanetes, la camisa ben planxada.

De l' Escala a Barcelona, de Barcelona a La Habana,

amb la Sara i amb l’ Estrella, i amb l’ànima cansada.

 

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

(Parte de la letra de esta canción estaba ya incluida en la pieza «De Barcelona a La Habana», de Pedro A. Burruezo, publicada en el disco «Canciones de miseria y de soledad» (Discos del Arrabal), del grupo El Ejército de Salvación.

 

Pedro Burruezo: voz y guitarra

Iván Lorenzana: chelo

Angel Farrés: tres cubano

Lea Shalom: violín

Jovic Sagristà: bajo virtual

Coros: J. Sagristà / Imma Soler

 

12. La princesita de la caja de música quiere volar

(Nana en compás de sevillana y vals)

 

La princesita quiere volar

con muñequitos cerca del mar.

La princesita quiere jugar

con hadas buenas del más allá.

 

La princesita quiere soñar

con elefantes «tirititrán».

La princesita quiere cantar

canciones lindas «la la la la».

 

La princesita quiere volar

con su papá y con su mamá.

La princesita quiere volar

con su papá y con su mamá

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Mª José Peña, voz

Lea Shalom: violín

Pedro Burruezo: laúd

Jovic Sagristà: guitarra y bajo virtual

Josep Ramon Roy: piano

Llanto: Estrellita Burruezo

 

Existe una versión instrumental de esta pieza, con los mismos intérpretes, con el violín como protagonista y sin la voz de Mª José Peña, firmada por Lea Shalom & Bohemia Camerata. Está incluida en el disco «Nanas contemporáneas / Contemporary lullabies. Canciones de ternura en los tiempos del rencor». K Industria Cultural 2005.

 

 

13. ¿Por qué me siento triste?

(Bolero al estilo «camerata»)

 

Porque me siento solo,

cansado de la vida.

Porque me siento triste

y lleno de dolor.

Habiendo tantas cosas

que alaban mi existencia

aún siento la tristeza

de tu tan dulce amor.

 

Espero que algún día

se calmen mis pesares.

¡Oh, Dios, omnipotente!

Apíadate de mí.

Sacude de mi pecho

su amor desconsolado.

O avívale la llama

y que vuelva a mí.

 

Letra y música: Guillermina Aramburu y María Teresa Vera.  Adaptación: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz, coros y chelo virtual

Jovic Sagristà: guitarra

Lea Shalom: violín

Zsolt László: charango y maracas

 

 

14. Amigo mío

A Rûmî

 

En breve, el Rey le mimó cariñosamente,

Y él como una luna palideció en aquel sol.

Esa palidez de los amantes les hace crecer más fuertes,

Igual como la luna crece más brillante después de palidecer.

Las personas comunes enfermas ansían un remedio para la enfermedad,

Pero el enfermo de amor grita: “¡Aumenta mi palidez!

¡Nunca saboreé vino más dulce que este veneno.

Ninguna salud puede ser más dulce que esta enfermedad!

¡Ninguna devoción es mejor que este pecado (de amor),

Los años son como un momento comparados con este momento”

Jalaluddin Rûmî, de su Masnawi

 

Ven a mi lado,

amigo mío.

Sueño en silencio

con tu llegada.

 

Sabes que siento

un gran vacío.

Me siento solo.

Me siento herido.

 

Quiero danzar contigo

en el confín del mundo.

Quiero volar contigo

en el vaivén del tiempo.

 

Ven a mi lado,

amigo mío.

Me quedo helado

de escalofríos.

 

Mas no me importa.

Sé que estás cerca.

Sé que tu aliento

es dulce niebla.

 

Quiero danzar contigo

en el confín del mundo.

Quiero volar contigo

en el vaivén del tiempo.

 

Letra y música: Pedro A. Burruezo

 

Pedro Burruezo: voz, coros y clarinete virtual

Josep Ramon Roy: piano

Iván Lorenzana: chelos

 

De regalo y en directo

15. Rito gitano

(Rumba zíngara)

 

(Claustrofobia. In memorian)

A todos los que en algún momento formaron parte del grupo.

A todos los que amaron su música

 

El viento grita que estás aquí.

Y no te veo: te escondes en el mar.

“No me abandones”, te escuché decir.

Porque yo te amaba. Tú no me amaste jamás.

Tu sangre y la mía no se han llegado a unir.

Lo que tú buscabas… te hizo un día morir.

 

La vieja zíngara me lo advirtió:

“Ojos turquesa son de traición”.

Mis besos de niñas se los guardo a un querubín

Y me los roban ardientes la brisa y el jazmín.

Rito gitano, ensueño de una beldad.

Otra leyenda. Otra realidad.

 

Letra y música: Mª José Peña

 

Pedro Burruezo: voz y guitarra

Jovic Sagristà: guitarra y coros

Lea Shalom: violín

Palmas: Les gitans de La Camargue

 

Incluir esta versión zingarológica de Rito gitano en este álbum es un pequeño homenaje a todas las aventuras y desventuras que pasamos los distintos miembros de Claustrofobia en los largos años del grupo. Juntos lo pasamos muy bien y, sin duda, fueron años fructíferos, tanto en lo artístico como en lo humano. Rito gitano se publicó por vez primera en el disco El silencio (1986. Justine). También en el recopilatorio Les Trèsors (K Industria Cultural, 1998), en otra adaptación diferente. Esta versión está grabada en directo en el estudio Jan Cadela.

 

 

 

 

 

Burruezo & Bohemia Camerata

Pedro Burruezo, voz, guitarras, laúdes

Jovic Sagristà, guitarras, coros

Lea Shalom, violín solo

+ colaboradores

 

Agradecimientos

Gracias a la música, porque hace visible lo invisible. Damos gracias por lo inagotable, lo inmutable, lo infinito. Gracias, también, a Angelita, Gabi, nuestras familias, nuestros amigos, los que están y los que ya no están, por no convertirnos en un accidente, sino en seres queridos y apreciados. Les damos las gracias a nuestras hijas, Estrella, Berta, Sara, por darle sentido y amor a nuestras vidas: una luz en la niebla. Burruezo, Sagristà y Shalom agradecemos todas las colaboraciones de este disco. Gracias a Zsolt (por su entrega y su saber hacer en la grabación) y a Josep Ramon Roy (por su dedicación y su talento en la aportación decisiva del piano). A Cathy Claret (por su voz con encanto indefinible), a Ramonet (por sus «quejíos» y su ritmo), a Juan Pablo Silvestre (por su amistad, su apoyo y su creación), a David Burruezo (por su bajo tan «familiar»), a Juan Díaz «El Indio» (por su incomensurable voz), a Ángel Farrés (por su tres cubano), a Iván Lorenzana (por su simpatía y su maestría al chelo), a Gani Mirzo (por su «perfume» de Oriente), a Luiz Rocha (por su magnífico clarinete)… A Núria Olivella, a Imma Soler, a Silvia Pérez (de Las Migas), a Mayida... Sus voces son «delikatessens». A Mª José Peña (por su colaboración y, en fin, por todo). A Sonia Motos, a cuyo paso se abre el loto. A Gabriel Parra «El Chupis», por su percusión en directo. A toda la gente de la Companyia de Ballet de Santa Coloma de Gramenet David Campos: estamos creando algo muy bello. A Aurelio Morata: las mezclas fueron como una seda. A Gipsy, por echarnos una mano. A la gente del Taller de Músics, por las oportunidades brindadas. Al público que sigue la trayectoria «burrueziana» a pesar de la cadencia guadianesca. A personas como Joan López y otros seguidores tan encantadores que saben amar la música lejos de la idolatría, tan pérfida. A «Ini», al rescate de Claustro. A Ramon Súrio, por su buena memoria: estamos aquí por ti. Y, por supuesto, agradecemos a Enric Pedascoll su confianza en nuestras personas y en la intuición y el sonido de la Bohemia Camerata.

Grabado, mezclado y producido por Pedro Burruezo para K Industria Cultural con los consejos de Jovic Sagristà.

Grabado en Zsolt László Studio entre junio de 2004 y marzo de 2005. BCN. Técnico: Zsolt László

Mezclado y masterizado en Jan Cadela. BCN. Técnico: Aurelio Morata.

(ver texto en inglés)