portada  |  suscripciones  archivos |  links  |  librería

 

THE ECOLOGIST
5
0 números

Pedro Burruezo, fundador de EcoActivistas, grupo que dirige la publicación, resume lo que han sido todos estos años y habla de la verdadera razón de ser de la revista: la ecología profunda

SUSCRIPTORES

USUARIO:

CONTRASEÑA:

recordar contraseña

CONTACTO

The Ecologist

Publicidad

Favoritos

VENDE THE ECOLOGIST Y NUESTROS LIBROS Y CD' S EN TU ESTABLECIMIENTO

Números Atrasados

¡Consigue los números atrasados de The Ecologist que aún no se han agotado!

InfoBioCultura

Descárgate las últimas ediciones de InfoBiocultura

última edición:
Julio-Agosto-Septiembre 2017

CAMPAÑAS

Campaña TheEcologist contra los Transgénicos

DISCOS RECOMENDADOS

Nanas contemporáneas

Misticísssimus

Barcelona Intimissimo Cafe

PUBLICIDAD

 

Autogestión de la salud

ENTREVISTA A SU EMINENCIA NUBPA RINPOCHÉ


“LOS PADRES SON (DEBERÍAN) LOS PRIMEROS MAESTROS ESPIRITUALES DEL NIÑO”


Pedro Burruezo entrevistó a Su Eminencia Nubpa Rinpoché en St Feliu de Guíxols, donde estuvo para transmitir enseñanzas de Mahamudra y Milarepa, más prácticas chenrezig, invitado por el Centro Budista Tibetano de Su Eminencia Garchen Rinpoché. La familia protagonizó la charla, aunque el maestro abordó otros temas también de interés.

 


Fecha de publicación: 1-10-2010

Revista: The Ecologist para España y Latinoamérica

En la antigua India, como en el mundo oriental en general, antiguamente tenían la costumbre de que a los hombres, cuando cumplían una determinada edad, lo que ahora se llamaría la jubilación, les llevaban a un retiro al bosque para que meditaran sobre su propia vida, después de haber pasado por una etapa de aprendizaje y otra de familia y trabajo…
La vida del Buddha

Hay que decir que Su Eminencia Nubpa Rinpoché es, además de un hombre simpático y afable, una persona agradecida. Al enterarse de quiénes somos, lo primero que hizo fue elogiarnos repetidamente por toda la labor que hacemos con respecto a la conservación de la Naturaleza, de las formas de producción tradicionales y, también, de cómo relacionamos todo eso con las formas de sabiduría perenne. Al enterarse, por otro lado, de que estábamos llevando a cabo un monográfico sobre la familia, también se sintió muy interesado. A su modo de ver, como al nuestro, el proceso desestabilizador que está destruyendo los pilares de nuestro planeta también afecta a la sociedad humana, aunque de distinta manera.

-La familia es importante en la tradición budista… Pero la sociedad tecnológica, ya sea la sociedad del neoliberalismo planetario, o del comunismo capitalista, amenaza a la tradición y a la familia de la misma manera…


-Efectivamente, la familia es importante en la tradición budista, como en todas las demás confesiones tradicionales. En general, para nuestra tradición la familia significa, entre otras cosas, transmitir los preceptos búdicos y la compasión, principalmente, de generación en generación. En el mundo tecnológico, se puede transmitir inteligencia. Pero eso no basta. Cuando un niño nace, necesita desarrollarse en un ambiente idóneo. Se le deben transmitir unos valores espirituales. Sus primeros maestros son (o deberían ser) sus padres.


-Habida cuenta de la cantidad de pruebas a que es sometida cualquier persona en el mundo de hoy en su propio entorno familiar, ¿podríamos decir que la familia es, en sí misma, una vía espiritual?


-Excelente cuestión. Le felicito por esta reflexión. Lo que, en general, lleva a una persona a elegir una vía espiritual… es ser consciente del sufrimiento de las personas. Muchas veces, ese sufrimiento está muy presente en nuestro entorno más inmediato y esa presencia nos hace seres conscientes. Quizás es verdad que la vida en familia, en la actualidad, tiene que ver con pruebas duras que nos hace posicionarnos en el aspecto espiritual.

CAMBIOS Y PROFECÍAS
-En cada tradición existen diferentes profecías que hablan de los cambios que están sobreviniendo en esta Kali Yuga, o edad de la gran destrucción según los Vedas. Muchas de ellas, además, hacen referencia a la familia. En el islam, por ejemplo, una profecía dice que “la Hora estará próxima cuando las madres sean las esclavas de sus propias hijas”. ¿Existe alguna profecía en la tradición budista que hable de estas señales menores del cambio de ciclo en la Humanidad…?


-Hay muchas profecías en la tradición budista que hablan de los profundos cambios que experimentarán las sociedades de carácter tradicional en los tiempos previos al cambio. Una de ellas, que me gusta recordar, es cómo Gurú Rinpoché predijo que las mujeres se encargarían de custodiar los templos budistas y los lamasterios en la Edad de Kali. Con la invasión del territorio tibetano de los chinos comunistas, el recaudo de los templos fue encargado a mujeres del Ejército Rojo, cosa que no había ocurrido nunca en la historia del Tíbet. Algunos quieren ver en este hecho una visualización de la profecía de Guru Rinpoché. En general, la profecía más certera es la que dice que en el tiempo en que el mérito de las buenas acciones (en el seno familiar, social, profesional…), no tenga ningún tipo de valor para los tibetanos budistas… en ese momento el Tíbet tradicional desaparecerá. Todas estas señales están hoy muy presentes en Tíbet y en todo el planeta.


-Los problemas que atañen a la Humanidad, en buena medida, tienen que ver con esa desconsideración a los valores espirituales sagrados presentes en todas las tradiciones, lo que llamamos sabiduría perenne. ¿Es correcto?


-Podemos decir que, si consideramos lo espiritual como una forma de obrar de forma positiva de cara al exterior… no es de extrañar que, efectivamente, la cantidad de problemas que padecemos hoy tienen mucho que ver con formas de hacer que no tienen en cuenta los principios espirituales más elementales. Pero la espiritualidad no se puede traducir sólo y exclusivamente por altruismo, porque hay otras formas, como lo contemplativo, por ejemplo. También es una búsqueda interior y en ese sentido, en la propia Kali Yuga, no se ha visto alterada, pues hay personas en todo el planeta que, vengan de donde vengan, están caminando hacia un mundo cada vez más espiritual.

ARMONÍA Y HUMANIDAD
-En el Tíbet antiguo, desconocido para la mayoría de nosotros, la vida del ser humano ¿fluía en perfecta naturalidad con el medio, con la sociedad, con la familia? ¿Cómo lo conseguían?


-En el Tíbet antiguo existía un equilibrio perfecto en las mentes de las personas que se reflejaba también en un equilibrio familiar, social y medioambiental. ¿Por qué era así? ¿Cómo se conseguía? Hay que pensar que la práctica totalidad de las personas eran fervientes practicantes del budismo. Las personas seguían los preceptos budistas de forma muy estricta. Siempre se buscaba lo mejor para uno y para todo lo demás. De forma que, al mismo tiempo, se satisfacían las necesidades humanas y las del entorno. Había justicia social, no existía la pobreza como hoy la conocemos, los recursos naturales eran protegidos… Los que ostentaban el poder en la Tierra, los reyes, en su infinita mayoría eran los principales seguidores de las leyes del Dharma, verdaderos ejemplos para el pueblo. No había violencia. Los recursos se protegían por los propios pobladores y, por si acaso, existían leyes muy estrictas al respecto. Es evidente que existe una relación de causa efecto entre el mantenimiento de las estructuras sociales tradicionales y la conservación de los recursos y, por otro lado, los preceptos espirituales derivados de las enseñanzas del Buddha.


-El budismo se está expandiendo cada vez más en Occidente…


-Podríamos decir que la doctrina esencial del budismo es la ley del Karma. Yo, como practicante, seguidor de las leyes al respecto, ¿cómo puedo hacer para vivir de forma que mi existencia genere bienestar para mí y para todo lo que me rodea? Cuando uno conoce este tipo de sabiduría, sus claves, sus preceptos, sus formas, convierte en realidad las teorías y, entonces, uno consigue convertir en algo positivo todo lo que ocurre. Y de ello se beneficia uno, su familia, la sociedad, el medio, todo… Es normal que se expanda el budismo porque, al fin y al cabo, es algo positivo y bueno para todos.

LA GRAN CONFUSIÓN
-Hoy, en estos momentos de gran confusión espiritual, los que critican la sabiduría primordial, o los que no la conocen, señalan como actos negativos de gente que son budistas, musulmanes o cristianos, cuando, en realidad, a juicio de sus actos… no lo son. Es decir, que haber nacido en Nepal no significa ser budista… incluso a pesar de ciertos hábitos, ropas, estéticas… ¿O no?


-Sí, es así. Tendemos a enjuiciar por lo externo. Pero lo externo, en sí mismo, puede no significar nada. Los frutos son siempre frutos a lo largo de toda su vida, aunque hay grados diferentes de maduración; unos frutos en su punto justo de maduración son sabrosos y dulces. Y los otros son ásperos y amargos. Pero todos son frutos. Una persona es budista o musulmana o cristiana o lo que sea no por el lugar de su procedencia o por sus hábitos de ropa y todo eso. Sino por sus actos. Nosotros somos budistas, seguimos una tradición, pertenecemos a un linaje de sabiduría que continuamos, obramos siempre con referencia a la sabiduría a la que veneramos… Se puede decir, entonces, que somos budistas de tal o cual escuela. Pero haber nacido en tal sitio no significa nada por sí solo. Son los estudios, las formas de obrar, la manera en que haces las cosas… las que determinan que tú sigues una forma de sabiduría u otra. Si un cristiano o musulmán o taoísta… hace las cosas de la manera en que fueron divulgadas, sin manipularlas, sin cambiarlas para cumplir con intereses propios, sean de la índole que sean, si se atiene al contenido esencial de su tradición… entonces se puede decir que esa persona es cristiana, musulmana o taoísta. Si no, no.


-Una monja budista que vino a dar un concierto a España dijo que su padre, que había nacido en una cultura budista, pegaba a su madre. La periodista se sorprendía y no entendía nada. Pero, en verdad, aquel hombre no era budista…


-Claro que no. Si lo fuera, no podría hacer lo que hacía. Esto no lo comprenden muchas personas, que sólo se fijan en las partes exteriores, en las ropas, en las barbas… en lo que sea. Y está claro que esta confusión es una de las señales del cambio de ciclo. Sólo importan los actos, nunca la raza de procedencia, las ropas y todo eso. Está muy claro cómo hay que obrar dentro del budismo. Todo lo que no sea eso… no es budista. Pero, en fin, es una cosa muy habitual en estos tiempos…

Pedro Burruezo

 


EMANACIÓN DEL YOGUI MILAREPA
LINAJE DRIKUNG KAGYU
Su Eminencia Nubpa Rinpoche, emanación del yogui Milarepa, pertenece al linaje Drikung Kagyu. Después de sus cuatro años de retiro en las cuevas de Lapchi, ha accedido a ofrecer preciosas enseñanzas por Europa. En St. Feliu las enseñanzas fueron sobre Chenrezig y Milarepa. Gran parte de esta sabiduría primordial consiste en conocer las técnicas para poder trascender la rueda de las reencarnaciones y alcanzar la iluminación o, al menos, la paz interior, que se manifestará positivamente sobre todo el entorno del practicante y, especialmente, sobre aquello que permanezca más cercano, como la familia.


CENTRO BUDISTA TIBETANO DE SU EMINENCIA GARCHEN RINPOCHÉ
LINAJE DRIKUNG KAGYU
Su Eminencia Garchen Triptrul Rinpoché es un lama Drikung Kagyu que era conocido en el siglo XIII como el Siddha Gar Chodingpa, un discípulo de corazón del Kyobpa Jigten Sumgon, fundador del linaje Drikung Kagyu. En la antigua India, se había encarnado como Mahasiddha Aryadeva, gran discípulo, nacido-del-loto de Nagarjuna. En el siglo VII, fue conocido como Lonpo Gar, el ministro del rey tibetano Songtsen Gampo Dharma.
Su actual encarnación apareció en 1936 en el este de Tíbet y fue reconocido y entronizado por el ex Drigung Kyabgon Zhiwe Lodro. A la edad de siete años, Rinpoché fue llevado al monasterio Lho Miyal. Allí, en una sala llena de estatuas, se le pidió identificar a su lama. Apuntando a una estatua de Kyobpa Jigten Sumgon, dijo, "Él es mi lama." Por lo tanto, fue reconocido como el verdadero titular del trono de Garchen. A partir de la edad de once años, Garchen Rinpoche vivió en este monasterio y lo administró. Mientras que en el campo de trabajo, Dzogchen Rinpoche recibió todas las enseñanzas y las instrucciones de meditación de su lama raíz, el Nyingma Khenpo Munsel, Soportando grandes dificultades y practicando en secreto, Garchen Rinpoche realizó la inconcebible sabiduría de la mente. Su logro dejó muy impresionado a su maestro y bendecido por él no hay duda de que Rinpoche es la emanación de un gran bodhisattva.  Desde su puesta en libertad en 1979, Garchen Rinpoche ha hecho gran esfuerzo para reconstruir los monasterios Drikung Kagyu del este de Tíbet y restablecer las preciosas enseñanzas del Dharma. Participa actualmente en la creación de una escuela monástica en el Monasterio Gar y dos internados para los niños de familias nómadas. También participa en una variedad de proyectos para restaurar el Monasterio Gar a su antigua gloria. En los Estados Unidos, Rinpoche ha establecido recientemente los centros Ari Gar Zangchup Choling y Mahayana Drikung para la enseñanza y la práctica de la budadarma.
Su Eminencia Garchen Rinpoche, "un gran yogui Drikung Kagyu de la época actual", alabado por Su Santidad Chetsang Rinpoche, es respetado por muchos lamas tibetanos como un maestro puro y realizado. Un consumado practicante de Mahamudra y Dzogchen. La radiante presencia Rinpoche inspira y deleita a los estudiantes como una amante madre que reúne a hijos dándoles refugio, amor, alentándolos, amonestándolos, alegrándolos, invitándolos, entregándoles enseñanzas, recordándoles, cantándoles... El Centro Budista Tibetano de Su Eminencia Garchen Rinpoché de St Feliu de Guíxols (Girona) sigue esta tradición de sabiduría y puesta en práctica budistas.


CONTENCIÓN DEMOGRÁFICA EN EL ANTIGUO TÍBET
POLIANDRIA Y SANTIDAD
En el antiguo Tíbet, una práctica normal era la poliandria, al menos por varios grupos étnicos. Cuando una mujer se casaba, lo hacía con su prometido y, a la vez, con sus hermanos. Esto garantizaba que, en un medio tan hostil, la progenie podría salir adelante con la ayuda garantizada de varios varones en casa. También era una fórmula de contención demográfica habida cuenta de la escasez de recursos. Su Eminencia Nubpa Rinpoche, por otro lado, también señala que, como medida para contener la explosión demográfica tan dañina para la sociedad y para los recursos, en el Tíbet existía otro secreto: “La proporción de hombres que se dedicaban a la vida monástica y casta era muy grande”.

 


 

Derechos reservados © 1999-2010 The Ecologist para España y Latinoamérica