portada  |  suscripciones  archivos |  links  |  librería

 

THE ECOLOGIST
5
0 números

Pedro Burruezo, fundador de EcoActivistas, grupo que dirige la publicación, resume lo que han sido todos estos años y habla de la verdadera razón de ser de la revista: la ecología profunda

SUSCRIPTORES

USUARIO:

CONTRASEÑA:

recordar contraseña

CONTACTO

The Ecologist

Publicidad

Favoritos

VENDE THE ECOLOGIST Y NUESTROS LIBROS Y CD' S EN TU ESTABLECIMIENTO

Números Atrasados

¡Consigue los números atrasados de The Ecologist que aún no se han agotado!

InfoBioCultura

Descárgate las últimas ediciones de InfoBiocultura

última edición:
Julio-Agosto-Septiembre 2017

CAMPAÑAS

Campaña TheEcologist contra los Transgénicos

DISCOS RECOMENDADOS

Nanas contemporáneas

Misticísssimus

Barcelona Intimissimo Cafe

PUBLICIDAD

 

OTRAS CONTAMINACIONES

TRANSGÉNICOS
ESPAÑA ES UN LABORATORIO A CIELO ABIERTO DE BIOTECNOLOGÍA
.

Casi la mitad de los experimentos con transgénicos al aire libre de la UE se realizan en territorio español. El Gobierno permite que España sea el campo experimental de las multinacionales en Europa. Amigos de la Tierra nos lo cuentan.

 
Fecha de publicación: 1-1-2010
Revista: The Ecologist para España y Latinoamérica
 

El Gobierno ha permitido que el 42% de los ensayos experimentales al aire libre que se han realizado en la Unión Europea (UE) durante los últimos años se realicen en nuestro país, según datos oficiales (1). Estos peligrosos cultivos al aire libre, que no han pasado por ningún trámite de evaluación de su seguridad, suponen un grave riesgo de contaminación de cultivos destinados a la alimentación. El 82% de estos ensayos han sido realizados por multinacionales como Monsanto, Bayer o Pioneer, lo que convierte a España, con el visto bueno del Gobierno, en el gran laboratorio de las multinacionales de los transgénicos.
David Sánchez, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra, ha afirmado: “Se ha demostrado muchas veces que es imposible controlar la dispersión del polen de estas plantas transgénicas, que pueden contaminar cultivos destinados a la alimentación incluso a kilómetros de distancia. El riesgo para la salud pública es evidente”.

LOS LOBBIES BIOTECNOLÓGICOS
Es el Gobierno el que autoriza todos los ensayos, previo informe de la Comisión Nacional de Bioseguridad (CNB). Este organismo cuenta con sólo 7 representantes científicos (de un total de 46 miembros), muchos de ellos públicamente defensores de los transgénicos y con relaciones demasiado cercanas con la industria de los transgénicos, sus fundaciones y lobbies, como para que los consumidores podamos estar tranquilos. Entre los representantes de la Administración en esta comisión, algunos también mantienen una relación demasiado estrecha con la industria (2). Entre los cultivos experimentales aprobados, los hay de un maíz transgénico con demostrados daños a la salud (3). Ni siquiera cuando hay evidencias científicas de peligro sobre la salud pública, la CNB o el Gobierno han puesto alguna traba.
Además de albergar casi la mitad de los ensayos al aire libre en la UE, España es el único país que cultiva transgénicos de forma comercial, con más de 80.000 hectáreas de maíz transgénico cultivadas en 2008. Frente a esta posición, países como Francia, Alemania, Austria, Grecia o Polonia mantienen la prohibición de su cultivo.
“El Gobierno se posiciona claramente a favor de los intereses de las multinacionales frente al interés público, permitiendo que España, su población y su medio ambiente, seamos el gran laboratorio de las multinacionales de los transgénicos en Europa”, ha señalado Sánchez. A esto hay que añadir una política de falta de transparencia en la toma de decisiones, como ha sido denunciado de forma repetida por ecologistas y agricultores (4).

OTRO TEMA
ARROZ CON GENES HUMANOS
A pesar de los sucesivos escándalos relacionados con la contaminación de contingentes de arroz por variedades modificadas genéticamente (MG), el gobierno de EE.UU. ha aprobado de forma preliminar el cultivo a gran escala de variedades de arroz transgénico que incorporan genes humanos. Ventria Bioscience, la empresa que lo desarrolla, ha abandonado aparentemente sus planes de utilizar este arroz MG como un aditivo en alimentación animal, y está intentando comercializar su arroz productor de proteínas humanas como una cura para la diarrea en países en vías de desarrollo.
La diarrea se puede tratar de una forma eficaz y barata con unas simples sales de rehidratación, así que es absurdo producir una alternativa modificada genéticamente. Esto ha llevado a que se especule sobre si se está utilizando a niños enfermos de países en vías de desarrollo en una cínica campaña para “vender” que Ventria Bioscience está motivada por el altruismo. En sus planes a largo plazo está el incluir las proteínas humanas transgénicas en yogures, barritas de cereales y bebidas rehidratantes para deportistas.
¿Realmente necesitamos una solución transgénica que cure la diarrea? ¿Es aceptable liberar arroz MG en el medio ambiente, donde inevitablemente contaminará otras variedades de arroz? ¿De verdad nos parece aceptable consumir proteínas humanas? Hasta las propias publicaciones científicas de Ventria se plantean cuestiones sobre su seguridad.

LOS ANTECEDENTES
El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) ha dado recientemente los primeros pasos para permitir el cultivo a gran escala de tres variedades de arroz transgénico que incorpora genes humanos (5). Estas variedades de arroz, creadas por la empresa estadounidense Ventria Bioscience, han sido modificadas genéticamente para incorporar los genes que codifican el lactoferrina, lisozima, o albúmina. Después del periodo de consulta pública, que acabó el 30 de marzo de 2007, se decidirá si se permite el cultivo de estas variedades transgénicas en 3.200 acres de terreno en Kansas, EE.UU. Los planes iniciales de Ventria Bioscience de cultivar arroz en el sur de Missouri quedaron bloqueados por la preocupación por la seguridad de la cervecera Anheuser-Busch, que amenazó con boicotear el cultivo de arroz de todo el estado si continuaba el plan.
Casi de manera simultánea, el USDA reveló el descubrimiento de que variedades de arroz transgénico LL62, nunca aprobadas para la producción comercial, habían contaminado los stocks de arroz de Arkansas. Este embarazoso descubrimiento se hizo durante la investigación sobre el alcance de la contaminación del arroz americano por otra variedad MG, la LL601, aumentando la preocupación sobre las medidas de seguridad in situ para contener los cultivos transgénicos.

ARROZ HUMANOIDE
Cada variedad creada por Ventria Bioscience contiene un gen humano que codifica una de estas tres proteínas: lactoferrina, lisozima, o albúmina. El lactoferrina y el lisozima son proteínas antimicrobianas que se encuentran en la leche materna y en las lágrimas y la saliva. La albúmina es una proteína de la sangre humana. En principio Ventria Bioscience experimentaba el lactoferrín y la lisozima como posibles aditivos para la alimentación animal, como antibióticos (6) alternativos. El uso generalizado de antibióticos en la alimentación animal está bien documentado y ha conducido a la aparición de microorganismos resistentes a los antibióticos, lo que supone un riesgo potencial para la salud humana (7, 8). Después de alimentar a pollos con estas proteínas humanas en Delhi, California, Ventria concluyó que habían encontrado una potencial alternativa a añadir antibióticos, por debajo de niveles terapéuticos, en alimentación animal. Y lo hicieron, aunque resaltando que “... no hay evidencias de que las bacterias se hayan hecho resistentes a estas proteínas en la naturaleza. Aunque tendrá que examinarse el desarrollo de resistencia bacteriana después de periodos prolongados de alimentación con estas proteínas” (2).
Después abandonar aparentemente los planes de comercializar el arroz transgénico para alimentación animal, Ventria lo ha probado ahora en niños en Perú como posible tratamiento para la diarrea infantil (9). Se habla también de introducirlos en el yogur, bebidas para deportistas y barras de cereales (10).

¿ES NECESARIO?
Aunque la diarrea es la responsable de más de 2 millones de muertes al año, la mayoría en países en vías de desarrollo, sus causas están bien estudiadas y su tratamiento es simple y fiable. En muchos casos la diarrea dura sólo un día o dos y el paciente se recupera totalmente sin ningún tratamiento. Sólo en casos más prolongados es necesario un tratamiento para prevenir la deshidratación del paciente. En esos casos, la administración por vía oral de sales rehidratantes es muy efectiva.
Las proteínas humanas MG han sido probadas en niños peruanos como una terapia de rehidratación adicional. Un tercio de los pacientes recibieron sales de rehidratación convencionales, un tercio tomaron arroz basado en laS sales rehidratadoras, y los demás recibieron la terapia basada en el arroz con la adición de proteínas humanas MG 5. Ventria no atribuye una mayor tasa de recuperación al tratamiento transgénico, ya que todos los niños se recuperaron. Pero sí que atribuye a la adición de proteínas MG el incremento de la velocidad de recuperación de los pacientes. Simplemente que los niños tratados con las sales de rehidratación más las proteínas MG se recuperaban en 4 días en vez de en 55. Esta es la cura milagrosa que Ventria nos quiere vender.
Ya que la diarrea se puede tratar de forma efectiva con unas simples (y baratas) sales de rehidratación por vía oral, fáciles de transportar y que se pueden almacenar sin refrigeración, ¿necesitan realmente los países en vías de desarrollo comprar una alternativa más cara y manipulada genéticamente de Ventria Biosciences? La respuesta es evidente: NO.

¿ESTO ES SEGURO?
A raíz de los experimentos en Perú, surgen muchas preguntas sobre si los padres de los niños fueron adecuadamente informados de que el tratamiento experimental incluía proteínas humanas transgénicas. Esto ha dejado algunas incertidumbres en Perú (11). También han surgido dudas sobre la seguridad, ya que algunos padres de los niños del estudio denunciaron que sus hijos sufrieron reacciones alérgicas (12).
Las proteínas MG tienen actividad biológica en los seres humanos, pero nunca han sido probadas como medicamento y no han recibido nunca la aprobación de la Agencia del Medicamento de EE.UU. (FDA) para ese uso. De manera que nadie puede decir con completa seguridad que no suponen peligro para la salud humana.
Ya se citó anteriormente que, a partir de sus propias pruebas del arroz MG en pollos, Ventria concluyó que, “... no hay ninguna señal de que las bacterias se hayan hecho resistentes a estas proteínas en la naturaleza. De todas maneras, no se ha estudiado el desarrollo de la resistencia en las bacterias después de largos periodos de alimentación con esta proteína” (6). ¿Estas incertidumbres se aplican también a los seres humanos? Evidentemente, esto plantea serias dudas sobre la seguridad de incluir proteínas MG en yogur, bebidas deportivas o barritas de cereales.

¿HAY CONTROL?
A raíz de las dudas sobre la seguridad de consumir proteínas humanas transgénicas, ¿cómo podemos estar seguros, al comprar un paquete de arroz, de que no está contaminado con variedades MG? La respuesta es que no podemos estar seguros. Hay casos muy bien documentados (y muy recientes) en los que arroz transgénico ha contaminado partidas de arroz destinadas al consumo humano. No importa qué medidas de seguridad se tomen; siempre habrá errores.
Además, cuando un organismo MG se libera al medio ambiente, es muy probable que se quede ahí, de una forma u otra, para siempre. La polinización cruzada puede transferir rasgos de plantas transgénicas a variedades normales. ¿Tenemos derecho a tomar esas decisiones en nombre de las generaciones futuras?

CONSIDERACIONES ÉTICAS
Los recientes escándalos sobre contaminación en EE.UU. indican que es muy posible que el arroz transgénico de Ventria pueda llegar a nuestros platos, si se les deja continuar con sus planes. Incluso si se dejan a un lado los asuntos de seguridad, tendríamos que plantearnos si vemos aceptable comer proteínas humanas. Si Ventria sigue con sus planes de incluir sus proteínas MG en el yogur, ¿encontraríamos éticamente aceptable el comernos ese yogur? En países como India, donde una parte importante de la población es vegetariana, ¿es éticamente aceptable introducir en uno de los alimentos básicos de su dieta una proteína “animal”? ¿Dejaremos en paz a las proteínas humanas?

CONCLUSIONES
Cualquiera de los temas tratados podría ser suficiente para convencernos de que no se debe dar permiso para cultivar a gran escala el arroz transgénico de Ventria. Pero sumando los aspectos medioambientales, éticos, de salud, y de seguridad… el resultado es demoledor: los planes de Ventria Bioscience de cultivar el arroz transgénico con proteínas humanas deben detenerse lo antes posible.
Amigos de la Tierra

NOTAS
1. “Deliberate release into the environment of GMOs for any other purposes than placing on the market”. Web del Centro Común de Investigación (Joint Research Centre) de la Comisión Europea.
2. Amigos de la Tierra, 2009. “Las Malas Compañías: ¿Quién decide la política del Gobierno sobre transgénicos”. Informe disponible aquí.
3. Amigos de la Tierra, 19/01/2009. “El Gobierno tramita nuevos ensayos con transgénicos peligrosos para la salud”. Nota de prensa disponible aquí.
4. Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, COAG y Greenpeace, 07/09/2009. “El Ministerio de Medio Ambiente vuelve a ocultar a los ciudadanos su política de transgénicos”.
5. Departamento de Agricultura, servicios de inspección de salud animal y vegetal. Ventria Bioscience; disponibilidad de las pruebas medioambientales de estudios sobre arroz manipulado genéticamente con lactoferrina, lisozima y albúmina Docket No. APHIS-2007-006, Registro Federal Vol. 72, No. 30, Wednesday, February 28, 2007. Disponible pinchando aquí.
6. Humphrey, BD, Huang, N, Klasing, KC. Rice expressing lactoferrin and lysozyme has antibiotic-like properties when fed to chicks. J Nutrition. 2002;132:1214-1218.
7. World Health Organisation. Overcoming antimicrobial resistance: WHO report on infectious diseases (2000) WHO, Geneva, Switzerland.
8. World Health Organisation Fact Sheet No 194, WHO, Geneva, Switzerland.
9. Zavaleta, N, Figueroa, D, Rivera, J, Sanchez, J, Alfaro, S, Lonnerdal, B. Efficacy of rice-based oral rehydration solution containing recombinant human lactoferrin and lysozyme in Peruvian children with acute diarrhea. J Pediatr Gastroenterol. 2007;44:258-264.
10. http://www.aphis.usda.gov/brs/aphisdocs/04_30901r_ea.pdf. Para ver la cita correspondiente a la lactoferrina: http://www.aphis.usda.gov/brs/aphisdocs/04_30201r_ea.pdf
11. Leighton, P. Study on infants in Peru sparks ethics inquiry. Science and Development Network, July 18, 2006.
12. Daz, D. Transgénicos: Niños ya sufren sus efectos. La Republica, Perú, 14 de Julio de 2006.

Despiece 1
ANTE LOS CASOS DE CONTAMINACIÓN POR TRANSGÉNICOS
MAICES “HUMANOS” PIDEN ASILO EN FRANCIA
Una decena de maíces “humanos” acudieron en octubre a la embajada francesa en Madrid para solicitar “asilo agrícola”. España es el único país de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala, y acoge además casi la mitad de los experimentos al aire libre que se realizan en Europa. Ante los repetidos casos de contaminación de cultivos de maíz ecológico y convencional por transgénicos, los maíces no ven más salida que el exilio en Francia, país que prohibió el cultivo del único maíz transgénico autorizado en la Unión Europea en enero de 2008.
España es el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala. En 2008 se cultivaron casi 80.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente, lo que supone en torno al 20% del maíz total cultivado. Ante esta situación, son decenas los agricultores ecológicos que han sufrido casos de contaminación por transgénicos, sin que tengan ningún tipo de protección legal y afrontando graves pérdidas económicas. En España, con los transgénicos no funciona el principio de “quien contamina, paga”. En las zonas con mayor cultivo de transgénicos, como Aragón o Catalunya, el cultivo de maíz ecológico está desapareciendo.
Son ya seis los países de la UE que han prohibido de forma oficial el cultivo de transgénicos: Austria, Hungría, Luxemburgo, Grecia, Alemania y Francia. Polonia e Italia mantienen también moratorias. Estos países han prohibido el cultivo de transgénicos por sus impactos ambientales, la falta de estudios sobre efectos a largo plazo para la salud humana o la imposibilidad de controlar su dispersión y evitar la contaminación de los cultivos ecológicos y convencionales.

David Sánchez, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra, ha dicho: “El Gobierno promueve los transgénicos destrozando modelos de producción como la agricultura ecológica, más sostenibles y que generan más empleo en el medio rural. La ministra Espinosa debe seguir el ejemplo de sus colegas francés o alemán y prohibir el cultivo de maíz transgénico en España”.

 

 


 

Derechos reservados © 1999-2008 The Ecologist para España y Latinoamérica